La obesidad se puede revertir, require de esfuerzo y algún sacrificio pero los resultados para la salud son muchos.

Salir de ciertos patrones de sedentarismo y mala alimentación no es fácil con la nula educación nutricional de la que disponemos.

Incluso ya desde pequeños y por regla general se nos premia con alimentos procesados e hiper palatables cuando nos portamos bien, y se nos castiga a comer las verduras cuando nos portamos mal. Esto no deriva más que en desear consumir procesados a partir de la adolescencia, cuando ya se tiene autonomía para comprar por cuenta propia desayunos y meriendas, y en una mala relación con la comida.

En función de la educación que haya en casa y los patrones de alimentación esas situaciones se darán de forma puntual, entendiendo que no se puede comer según qué de modo habitual. Pero si no se le da la importancia que tiene, haciendo entender desde pequeñitos que la alimentación debe basarse en comida real, puede acabar por derivar en un problema cuando somos adultos.

¿Por qué será un problema?

  • Mayor o menor sobrepeso a partir de cierta edad, derivado de una pobre o nula actividad física.

  • Exceso de carbohidratos en la dieta: suerte si son de calidad. El mayor problema es cuando provienen de procesados.

  • Como nos han hecho creer que perder peso es comer poco y aburrido, será algo insostenible en el tiempo.

  • Ansiedad derivada de restricción calórica desmesurada.

  • Sumado a la ansiedad de ver a nuestro posible entorno disfrutar normalmente de la comida.

Cuando se entra en este círculo vicioso además varias veces al año, y los resultados son un espejismo debido al efecto rebote de una mala estrategia nutricional, se entra en una frustración que puede llegar a condicionar terriblemente la autoestima, porque se puede llegar a pensar que uno no está hecho para llegar a estar saludable, medio en forma, y tirar la toalla.

Dejando de lado ciertas patologías o genéticas menos privilegiadas a las que sí les puede costar algo más perder grasa, lo cierto es que a la práctica un correcto enfoque derivará sin duda en unos resultados.

 

¿CUÁL ES LA COMBINACIÓN GANADORA PARA GANAR SALUD E IR PERDIENDO GRASA?

  1. Déficit calórico controlado.

  2. Entrenamiento de fuerza.

  3. NEAT, o gasto de las actividades cotidianas más allá del entrenamiento, como puede ser caminar, limpiar la casa, hacer la compra, subir escaleras, si nuestro trabajo es dinámico….

  4. Descanso adecuado.

Respecto al punto 3 y si nuestro trabajo es sedentario, no olvidemos que no debemos ser sedentarios que entrenan una hora al día, sino que el resto del día y la actividad que sumemos cuenta y mucho.

Y sin duda paciencia. En función del punto de partida a la hora de perder kilos vamos a tardar más o menos, así que el enfoque debe ser el de un proyecto a largo plazo.

El problema de querer perder grasa sólo a base de dieta, es que esa pérdida de grasa se asociará también a una perdida de masa muscular. Esto no sólo tendrá a la larga repercusiones negativas en nuestra salud sino que tendremos muchas más posibilidades de volver a recuperar ese peso perdido.

En cambio si se realiza dieta + entrenamiento de fuerza mejorará sin duda nuestra calidad muscular con las repercusiones positivas en nuestra salud que supone.

En una sobrecarga progresiva del entrenamiento lo lógico es aumentar la complejidad y cargas de los ejercicios y podremos llevar una dieta con una cantidad de calorías adecuada y llevadera, ya que nuestro gasto energético será mayor, en cambio si pretendemos hacerlo sólo a base de dieta, ¿qué nos queda? ¿ir recortando cada vez más calorías? Es un enfoque además de insostenible poco práctico, porque la realidad nos demuestra la cantidad de individuos que sufren el efecto rebote, además de restricción en la dieta durante el proceso.

Mantener el peso perdido puede ser muy complejo, así que la clave está en conseguir modificar los hábitos, y eso pasa en la mayoría de ocasiones por cambiar el chip de patrones mentales muy instaurados durante muchos años. Pero con buenos argumentos se puede conseguir poco a poco eliminar esas ideas erróneas.

La comprensión por parte del profesional de que cada individuo es único, con sus particularidades, gustos, horarios, miedos e inquietudes, es vital para poder progresar adecuadamente.

LA IMPORTANCIA DE LOS PEQUEÑOS RETOS

Los retos adaptados a cada uno son muy importantes en el día a día de las personas. Un reto nos permite:

  • Hacer un ejercicio sencillo que no habíamos hecho hasta la fecha.

  • Añadir dos vasos más de agua al día. O incluso mejor Hydraforce.

  • Caminar 20 min.

  • Añadir pequeñas porciones de verdura a nuestros platos.

Y así podemos ir sumando pequeños detalles que al sentirse la persona capaz de realizarlos por su baja complejidad, añaden una tremenda sensación de satisfacción. Esto deriva en sentirse capaz de mejorar y por tanto la capacidad de ir añadiendo complejidad poco a poco, en una sobrecarga progresiva igual que haríamos con el entrenamiento.

Con esta capacidad de mejora sin duda se va avanzando, y con las sensaciones asociadas y los pequeños cambios físicos que se van percibiendo es como va mejorando nuestra autoestima, y eso el día a día es gasolina.

LO QUE PUEDE OCURRIR SI NO TENEMOS UNA CORRECTA HIGIENE DE SUEÑO

Uno de los grandes olvidados en este proceso es el descanso sin el cuál no avanzaremos a la velocidad deseada. Un mal descanso de forma continuada en el tiempo derivará en un desequilibrio hormonal que puede llegar a desajustar el equilibrio entre hormonas que controlan el hambre y la saciedad. Cuando esto ocurre nuestro cuerpo intenta compensar esa falta de descanso con la comida, y suele pedir alimentos muy palatables; procesados repletos de calorías que no aportan ningún tipo de nutriente y además no nos sacian en absoluto.

Súmale un trabajo estresante, agendas apretadas, mucho café…sin duda no se puede añadir ansiedad por la comida a una ansiedad derivada de ciertos estilos de vida.

Se hace necesaria una intervención más o menos exigente y adaptada a cada caso concreto, para que aunque sea a paso de hormiguita se vaya avanzando hacia una mejora integral de la salud y ser capaz de revertir esa obesidad.

Cristina Lopez

Nutricionista y entrenadora personal

crisslifts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *