Cada vez está más demostrada la influencia de los factores psicológicos dentro del deporte. Y en el CrossFit no es para menos. Cada vez vemos a más atletas profesionales trabajar con psicólogos profesionales para mejorar su juego mental, para poder rendir al máximo nivel.

Como ya debéis saber, la psicología del deporte se define como el estudio científico de las personas y su conducta en el contexto del deporte y de la actividad física (Weinbeirg y Gould , 2007)  o también la podemos definir, de forma más extensa como la psicología de la actividad física y del deporte es una ciencia que estudia el comportamiento humano en el contexto de la actividad física y deportiva, y como disciplina de las ciencias de la actividad física y del deporte, guarda una relación estrecha con todas las que conforman dicho ámbito, aportando los conocimientos psicológicos al mismo y, de esta manera, completando y enriqueciendo las aportaciones propias de otras ciencias, como la medicina, la sociología o el derecho (Dosil, 2008).

Una vez estamos situados sobre la psicología del deporte, y partimos desde la misma definición, es importante saber qué factores psicológicos pueden influir en nuestro rendimiento, no vamos a decirlos todos, porque hay muchísimos, pero si creemos que mencionar los que más se trabajan o los más importantes nos ayudará en un futuro a tenerlos claros: motivación, ansiedad, estrés, nivel activación, atención, concentración, personalidad, autoconfianza, liderazgo, comunicación y cohesión de grupo. Estos solo son algunos términos generales de la psicología del deporte, dentro de estos hay diferentes subgrupos que nos descubren nuevos términos, como lo es la autoconfianza, ya que dentro de esta encontramos la autoestima, que es de lo que venimos a hablar.

El concepto de autoestima ha sido uno de los temas más importantes de los estudios psicológicos desde que esta entró en el discurso humano, hacia finales del siglo XIX. Desde entonces, se han llegado a conclusiones como que altos niveles de autoestima se relacionan con un mejor rendimiento académico (Dukes i Lorch, 1989) o una mejor vida de pareja (Thornstan, 1992). Existen muchísimas definiciones de autoestima, sin embargo, la que más nos gusta es la que nos dieron Mejía y Pastrana en el año 2011: la autoestima es considerada como  la valoración que se tiene de uno mismo, que involucra emociones, pensamientos, sentimientos, experiencias y actitudes que la persona va recogiendo a lo largo de su trayectoria vital.

Esta autoestima es también un gran factor de consideración en el rendimiento deportivo, ya que muchos autores la incluyen dentro del grupo de variables psicológicas que más influyen en el rendimiento deportivo (Slutzky y Simpings, 2009; Dosil, 2008; Valos, Umstattd, Keith, Zullig i Paxton, 2008).

Bien, ahora sabemos que la autoestima es un factor relevante en el rendimiento, que nos ayudará a tener mejores resultados en un futuro pero, cómo la trabajamos? Qué hacemos?

Desde aquí vamos a poner X pasos para ir mejorando esta poco a poco:

  • Ponernos un pequeño objetivo por cada entrenamiento:
    1. Vamos a poner un objetivo para cada diferente entrenamiento diario, este objetivo no debe ser nada resultadista, sino valorado en un proceso, en algo que solamente puedas controlar tu.
    2. Un ejemplo podría ser: en el entrenamiento de hoy el objetivo es estar animándome mentalmente todo el rato, sin importar lo que pase.
  • No compararte con nadie:
    1. Este es uno elemental y a la vez muy difícil de realizar. El atleta de CrossFit es competitivo per se y eso en algunos casos solo hace que generarnos inseguridades. Hacer un entrenamiento mal no te hace mal atleta, que te gane tu compañero tampoco.
    2. Es importante estar centrado en ti mismo/a y realizar cada entrenamiento al máximo nivel posible… pero dentro de tus propias capacidades.
  • Grábate
    1. Esto te permitirá no solo observar en qué momento de tus entrenamientos estas más motivado, más concentrado. Sino que también podrás ver de forma objetiva como ha ido tu entrenamiento, para así después poder revisarlo e intentar mejorar.
    2. Lo más importante de grabarse es que podrás echar la vista atrás en estos vídeos y ver cómo has ido mejorando en todo lo que haces… sin haberte dado cuenta.

 

 

Valois, R. F., Umstattd, M. R., Zullig, K. J., & Paxton, R. J. (2008). Physical activity behaviors and emotional self-efficacy: Is there a relationship for adolescents? Journal of School Health, 78(6), 321-327. https://doi.org/10.1111/j.1746-1561.2008.00309.x

Feltz, D. L., & Lirgg, C. D. (2001). Self-efficacy beliefs of athletes, teams, and coaches. East, 2, 340-361.

(Day)Lorch, B. (1989). Concept of self, mediating factors, and adolescent deviance. Sociological Spectrum, 9(3), 301-319. https://doi.org/10.1080/02732173.1989.9981892

Dias, C., Cruz, J. F., & Fonseca, A. M. (2011). Ansiedad, percepción de amenaza y estrategias de afrontamiento en el deporte: Diferencias individuales en el rasgo de ansiedad. Ansiedad y Estres, 17(1), 1-13.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *